TIGUFOX, ATILA Y LAS TERMOPILAS


Permitanme expresar un agradecimiento especial al maestro Alvarez a quien cariñosamente sus alumnos hemos apodado como "Atila" por su rectitud a la hora de plasmar sus calificaciones. Pero eso no desdibuja su capacidad en la docencia, un agracedimiento especial tambien a mi "broer" Jose Meza con quien juntos llevamos el curso dictado por el maestro Alvarez, claro que el presento un "trabajo extra" y asi todo fue mas facil o no mi broer?. Pero al margen de ello debo expresar que fue una experiencia enriquecedora compartir dicha aula con amigos como, Jose, "El che", Lelys,"Portu", entre otros.
No es mi animo desdibujar la proeza de Leonidas en las termopilas, alla por los años 480 a.c. Sino mas bien expresar mi sentir de aquellos dias donde supere uno de los dos escollos que impedian mi logro academico. Es asi que presento mi historia:

Cuenta la leyenda que dos bravos guerreros osaron enfrentar a un feroz Rey llamado "Atila", no era tal el lejano rey de los Hunos pero se comenta que muchos años atras asemejaba en fiereza y ausencia de piedad. Ambos guerreros gozaban tambien de cierta fama de agitadores, soñadores y licensiosos.
Es asi que el guerrero "Tigufox" precedido de un sequito de inseparables hoplitas se apostaron frente a un lugar denominado las puertas calientes. Mientras meditaba la estrategia que seguiria para llevar a cabo su cometido, enviaba su emisario con el mensaje al Rey Atila, retandolo asi a una cruenta batalla...

En la vispera del amanecer Tigufox diviso a lo lejos a un puñado de hombres liderados por un incierto personaje. Se trataba del "Camarada Meza" que enterado de las intenciones de Tigufox decidio unirsele para juntos derrotar al fiero rey.

Mientras llegaba el amanecer con sus primeros rayos Tigufox diviso a lo lejos una sombra que se abria paso por entre las puertas calientes, se movia en zig zag mientras que una rafaga de dardos semejantes en rapidez a una sierpe terminaban por estamparlo en el arido suelo. Era el mensajero que caia de bruces fulminado.
Tigufox elevo por todo lo alto su espada mientras sus hoplitas respondian con un grito de guerra. A su lado el camarada Meza enlistaba a los suyos a las lineas de batalla y juntos se aproximaron a las puertas calientes, donde el fiero rey Atila los esperaba con un numeroso ejercito famoso por su fiereza en los campos de batalla y de quien se decia que sus flechas opacaban el sol por completo.
Un grito de guerra pronunciado por ambos lideres seguido de los animos candentes de la horda marcaron el principio de la batalla.
No se tiene datos exactos de cuanto duro la cruenta batalla, si bien es cierto las tropas de Atila superaban largamente en numero a los aliados. Estos estaban seguros que su coraje, union y determinacion compensaban dicha superioridad numerica.
Es asi que en los primeros capitulos de la batalla el fiero rey atila se vio obligado a retroceder ante el avance aliado, dejando regado en el campo de batalla a sus guerreros que caian abatidos por las lanzas, dardos y puños aliados.
Pero algo inesperado sucederia, en pleno fragor de la batalla se vio apostarse las tropas del camarada meza a un lado de los desfiladeros y mezclarse con las tropas de Atila. Desconcertado el guerrero Tigufox dirigio una mirada de fuego a sus adversarios y se lanzo contra ellos seguidos de sus fieles hoplitas, quienes dieron batalla sin cuartel a las tropas de Atila mientras que el camarada meza cruzaba las puertas calientes y se perdia en el horizonte.
Se dice que oscuros pactos se llevaron a cabo entre Atila y el camarada meza y a cambio de flacidas regalias este decidio capitular y retirarse del campo de batalla logrando pasar las puertas calientes sin mayor problema.
El guerrero Tigufox se vio obligado a replegarse junto a un reducido grupo de guerreros, dejando atras los cuerpos de sus hoplitas que valerosos habian caido abatidos luchando cuerpo a cuerpo con el enemigo, claro esta aun se contaba con un puñado de la horda pero era insuficiente y Tigufox lo sabia; es asi que decidio dejarlos partir guareciendose entre las rocosas formaciones de los desfiladeros aledaños a las puertas calientes. El rey Atila cuya mision era impedir el paso de las tropas aliadas cumplia su cometido en esa primera etapa.
Tigufox herido y llevando a rastras su espada enrojecida por la sangre de sus enemigos y por la suya misma; se abrio paso a un pequeño refugio por entre las montañas jurando volver y derrotar por completo a las tropas de Atila.
Se cuenta que el camarada meza luego de su capitulacion deambulaba cual geisha por los lupanares del bajo. Mientras que poco tiempo despues Tigufox reunia a los pocos sobrevivientes de esa cruenta batalla y seguido esta vez de un ejercito numeroso e igual de fiel y bravio que el anterior, lograba esta vez abrirse paso por entre las puertas calientes empuñando en alto su espada y lanzando un fiero grito de guerra que hacia estremecer el mar.
Atila viendose superado no tuvo alternativa que replegarse y dejar paso a los hoplitas; Tiempo mas tarde Tigufox encontraria al camarada Meza esta vez retozando en los aposentos de un extraño rey llamado Ulfe. Sin guardar mayores rencores Tigufox se dispuso a disfrutar de los breves dias de paz denominados "vacaciones" y pronto hilbanaria nuevas estrategias para superar el segundo y definitivo escollo que impedia su logro academico...

3 comentarios:

http://palabrasfavoritas.blogspot.com/ dijo...

Mucho 300...demasiado.

InLOU dijo...

Ta que table asi no es ah! ¬¬

Anónimo dijo...

Malditooooooooooo!!! Despues de luchar juntos cuerpo a cuerpo... sau! ... me vendistes!... pero pase, pase, pase, pase por el agujero de gusano! que habria de llevarme a la dimension Ufeniana!... No obstante... tu te fuistes y yo aun contuno luchando! .. Yo aun sigo cantando... Exitos Tigufox! ...
Estos, son aqui estan los que siempre lucharan !.. si no hay solucion ... las repitencias continuan..., Por que escirot esta: " QWue cuando la univewrsidad es buena... dura para toooooda la vida""... O NO tIGUX???... PROSAS PROFANAS !... ><....

Firma: Morlox Rostok